House of Cards y los crímenes cibernéticos

netflix-house-of-cards

Si no has visto House of Cards y planeas hacerlo, te sugiero dejar de leer esto ahora mismo. Aquí te spoilearemos cualquier cosa relacionada al argumento hacker de la serie y te mostraremos cuál ha sido la inspiración real tras esta historia.

Quedan advertidos.

De todas las cosas que pueden celebrarse de House of Cards, debe resaltarse la precisión de su relato hacker, porque la verdad sea dicha, esta serie de Netflix es uno de esos proyectos excepcionales de Hollywood que se preocupa por retratar a los hackers con cierta veracidad. Los productores llegaron hasta el punto de contratar a uno, el activista Gregg Housh, para que los asesorara y así poder cambiar el guión según sus sugerencias. Ahora, si bien el argumento de la serie no es perfecto, seguro es mejor que todo lo que se puede ver ahora en la tele. El hacker de la serie, Gavin Orsay, hubiera podido ser un villano despreciable y aterrador como por lo general se pintan estos personajes y, sin embrago, no lo es.

Lo anterior es algo importante si consideramos el éxito que ha tenido House of Cards y el impacto que tendrá en la percepción del público acerca de los hackers. Según los datos que publicó Google Trends recientemente, la cantidad de gente que buscó este mes términos relacionados con el tema del hacktivismo mencionados y explicados en la serie, como el software de privacidad “Tor”, el periodista aprisionado Barrett Brown y la oscura Deep Web, fue mucho mayor. Esto podría ser una mera coincidencia; sin embargo, como todo el mundo ve House of Cards y las madres de todo el mundo también lo hacen, probablemente no lo es.

Le guste o no a la Academia, las personas aprenden todo tipo de cosas en programas de televisión y películas. En este caso, aprenden sobre los hackers y sus luchas contra el gobierno, que incluyen la sobrecarga procesal y la intimidación del FBI.

Antes de que se nos presente a Orsay, interpretado por el actor Jimmi Simpson, el público ya ha sido educado en la Deep Web y Tor, así como en las excentricidades y la paranoia que existen en la escena hacktivista. Cuando Orsay le envía al periodista Lucas Goodwin una tablet sólo para comunicarse con él de forma segura (parecido al hombre pájaro que lleva un caldero de metal como casco; es decir, como el Príncipe del Infierno de la famosa pintura de Hieronymus Bosch El jardín de las delicias)hace exactamente lo que un hacker haría para preservar su identidad y al mismo tiempo mostrar su personalidad de contracultura.

Cuando Orsay finalmente aparece en pantalla en el episodio tres, no es el estereotipo de hombre de barba hasta el cuello con granos en las mejillas viviendo en el sótano de su madre. Más bien es un hombre joven, con estilo, atractivo y con buen ojo para la decoración del hogar sencilla y elegante. También tiene gustos más finos, como lo evidencian sus pantalones de piyama de seda negros.

house-of-cards-2_vice_670

Sí, Hollywood siempre tiende a hacer más atractivos y bonitos sus actores y los sets de filmación, pero House of Cards no tenía que ir necesariamente por este camino. Podrían haber hecho a Orsay con sobrepeso, menos atractivo y vestirlo con un estilo más alienante como grunge, punk o gótico. Podría haberse parecido a un personaje de Matrix o también podría haber usado un sombrero fedora mientras estaba sentado al frente de sus monitores de computadora rodeado de botellas de refresco vacías y paquetes de comida chatarra.

Los hackers que están al nivel de Orsay, en la vida real, tienden a verse y actuar como si estuvieran instalados en la vida real, me dijo Housh en una entrevista telefónica cuando le mencioné este tema.

En cuanto a la personalidad de Orsay, más allá de su paranoia, aislamiento y actitud petulante, es un personaje muy simpático. Desde el principio sabemos que para él es importante proteger a sus amigos y no venderlos. Como los hacktivistas dicen, Orsay no es un “soplón”. Éste no fue el argumento original, me explicó Housh por teléfono (y en su artículo de The Guardian sobre el tema). Housh realmente convenció a los escritores de House of Cards de que cambiaran el aspecto de Orsay, porque si hubiera sido retratado como un tipo que vende a sus amigos, hubiera “incendiado al personaje” y a nadie le hubiera importado si el personaje trataba de “redimirse después”.

Esta vehemencia hacia los soplones tiene una contraparte en el mundo real en el antiguo hacker de LulzSec, Héctor Xavier Monsegur. El hacker, también conocido como “Sabu”, se convirtió en un informante, delató miembros de su grupo a los agentes federales y se convirtió en el hombre más odiado entre los hacktivistas. Además de hacer memes hirientes, cartas abiertas en páginas web y videos sobre él, sus compañeros hacktivistas están convencidos de que Sabu sigue trabajando para el FBI. Algunos incluso piensan que ayudó al FBI a capturar al autor intelectual de Silk Road, el temible pirata Roberts, en octubre pasado.

2043105

Sin importar que el FBI amenazara con llevarse a los hijos adoptivos de Sabu (los niños de su tía encarcelada) cuando lo convirtieron en informante, las súplicas por solidaridad no fueron escuchadas por la comunidad hacker, que se hizo la de oídos sordos. Personalmente he sido víctima de burlas en Twitter por sugerir compasión hacia este tipo. Housh tampoco lo apoya y declaró que entiende que Sabu haya hecho más de lo que necesitaba al trabajar con ellos para salvar a sus hijos, pero que él los ayudó en cada uno de sus casos y continúa ayudando. Según dijo, “Sabu no es rescatable”.

Orsay delató y vendió al periodista Lucas Goodwin en los primeros capítulos de la temporada, un paralelo a la ruina de Jeremy Hammond (entre otros) en las manos de Sabu, porque el agente del FBI lo amenazó con aplastar a su amado conejillo de indias en caso de no obedecer. Hablar de una mascota no es hablar de un niño pequeño, pero Goodwin no era realmente amigo de Orsay, así que supongo que esto justifica la disonancia de la comunidad hacia los espías e informantes y su aprobación al personaje de Orsay.

En cuanto a si un agente del FBI en realidad amenazaría con matar a una mascota, Housh dijo que “nunca había visto ese nivel de crueldad en un agente y que probablemente sería una anomalía… pero que esa presión [para hacer que alguien obedezca] definitivamente tiene que haber sido fuerte en ciertos casos”. Luego añadió, “las personas a las que le han hecho eso, no se lo merecen”. Por ejemplo, el fallecido Aaron Swartz.

Hay también otro paralelo entre Orsay delatando a Goodwiny Sabu delatando a Hammond (y a Berrett Brown), explicó Housh, porque el FBI “quería específicamente dos personas y usaron a Sabu en la vida real” para ir tras un periodista, que era Julian Assange, pero en lugar de eso atraparon a Barrett Brown”. (El periodista de House of Cards, Goodwin, fue delatado por Orsay, quien trabajaba involuntariamente bajo la exhortación del FBI).

En otro toque de realismo, Brown fue mencionado un par de veces hacia el final de House of Cards cuando Orsay exigía clemencia para él. Actualmente Brown está pagando una condena de más de cien años en prisión, así que el agente ficticio del FBI que amenaza a Orsay con cien años, actúa conforme a la tendencia de los juicios. Housh, que dice ser un buen amigo de Brown, también es responsable de esta adición en el guión de House of Cards.

Kevin Gallagher, que administra la red Free Barret Brown y a quien Housh dijo estar “eternamente agradecido” por eso, considera “el acto más cool” que Brown haya sido mencionado en la serie ganadora de los Awards porque eso “conduce a reconocimiento nacional”. Luego continúa diciendo que “la serie está reconociendo la realidad política de los hacktivistas, que se aprovechan de la tecnología de la información, y que son una amenaza para el sistema, como lo representa Frank Underwood”. En la actualidad hay una moción para despedir la primera acusación de Brown y el interés de la prensa en él, después de las mención en House of Cards, ha sido mayor.

A pesar de esto, House of Cards no logró hacer todo bien. Además de alterar los ajustes de la pantalla de Orsay (The Guardian), la serie fracasó en retratar con precisión cómo funciona la vigilancia masiva a teléfonos (como lo presentó Al Jazeera), explicar todos los aspectos de Deep Web y, peor aún, retrató a AT&T como si tuviera una dificultad muy grande para hackear la seguridad que requiere Goodwin para visitar los servidores y usar un dispositivo USB.

Sabemos que esto no es una verdadera representación de la seguridad de AT&T, pues Andrew “weev” Auernheimer todavía está cumpliendo una condena de 41 meses de prisión por notificar a Gawker el fracaso de AT&T en la protección de los datos de sus usuarios. “Débil” no es un eufemismo; “weev” fue capaz de acceder a los datos de los usuarios de AT&T sólo entrando a un hipervínculo público y no tuvo que hackear nada. “Me di cuenta de que la seguridad de AT&T estaba un poco más alejada de la realidad” pero era “más por la trama que por la realidad en ese momento”, explicó Housh.

Pero entonces eso es típico de Hollywood, jugar rápido y libremente con la realidad cuando le conviene a la trama.

Fuente: Vice

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>